galería La guerra contra las “noticias falsas”: El surgimiento del Ministerio de la Verdad orwelliano

Por Björn Seelmann / Sott.net

Las líneas de batalla en la guerra de la información han sido establecidas. Los medios dominantes, que la gente considera cada vez menos confiables, creen que el flujo libre de ideas y de información en Internet es una amenaza para nuestro bienestar.

La guerra contra las “noticias falsas” comenzó decididamente en noviembre de 2016. El Washington Post publicó en aquel entonces una lista negra, preparada por la fuente anónima PropOrNot, en la que 200 sitios fueron acusados de hacer “esfuerzos de propaganda rusa para socavar la democracia y los intereses estadounidenses.” .

Entre los sitios en la lista negra se encuentran ex delegados republicanos, el ex candidato presidencial Ron Paul, el ex secretario asistente de finanzas Paul Craig Roberts, el Reporte Corbett, Natural News y SOTT.

Aún no se ha proporcionado evidencia acerca de por qué estos 200 sitios han sido hallados culpables. Sin pruebas, los medios dominantes simplemente declaran a estos sitios y a la gente detrás de ellos como un peligro para la sociedad

Para el reportaje objetivo, la sombría organización PropOrNot recomienda que la gente:

…obtenga sus noticias de reporteros reales, que reportan a un editor y son profesionalmente responsables por sus errores. Sugerimos NPR, la BBC, el New York Times, el Wall Street Journal, el Washington Post, Buzzfeed News, VICE, etc, y especialmente sus periódicos y canales de televisión locales. ¡Apóyelos suscribiéndose, si puede!

Los medios dominantes se proclaman a sí mismos como la única prensa verdadera, mientras que los medios alternativos independientes, en cooperación con Rusia, “desestabilizan la sociedad”.

Cierta cantidad de políticos han comentado firmemente acerca de esto e incluso han pedido medidas draconianas para “proteger las noticias reales”.

Hillary Clinton dijo que “la epidemia de noticias falsas” pone vidas en riesgo. “Es fundamental que los líderes de los sectores privados y públicos tomen medidas para proteger nuestra democracia y las vidas de inocentes,” dijo.

El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker quiere que las redes sociales implementen un “enfoque consistente” para combatir el esparcimiento de “noticias falsas” a través de sus plataformas. Adicionalmente, la Comisión Europea está comprometida con asegurarse de que las compañías de redes sociales se adhieran a esto: “Mantendremos una mirada estrecha en cómo se hace esto,” prometió Juncker.

El ex presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, también habló acerca de tomar fuertes medidas en contra de las “noticias falsas”. Si la acción voluntaria de las compañías de redes sociales es insuficiente, entonces deben pasarse leyes en contra de esto; “no sólo nacionales sino también europeas,” dijo Schulz.

La canciller Angela Merkel le dijo al Parlamento Alemán en diciembre que las “noticias falsas” representan un grave peligro: “debemos confrontar este fenómeno y, si es necesario, regularlo.

De hecho, un creciente número de políticos alemanes piensa que la diseminación de “noticias falsas” debería ser un crimen. “Especialmente cuando es parte de una campaña de desinformación, deben imponerse altas penas,” dijo Ansgar Hevelig de la Unión Democrática Cristiana (CDU). Patrick Sensburg de la CDU le dijo a los medios alemanes que “la desinformación dirigida a desestabilizar al Estado debería ser una ofensa castigable,” y aquellos responsables “podrían ser juzgados por espionaje.

Por ahora, Facebook en Alemania trabajará con organizaciones de periodistas para contrarrestar el esparcimiento de “noticias falsas”. La empresa de investigación periodística Corretiv es la primera organización que ha empezado con Facebook, y comprobará si un artículo compartido es “falso” o “real”.

En Estados Unidos, 43 compañías de medios están involucradas en este proceso de monitoreo: ABC News, Factcheck.org, Politifact y Snopes serán las primeras cuatro organizaciones que prueben los nuevos procedimientos.

En el Reino Unido, la BBC se hará cargo: “Cuando veamos artículos deliberadamente engañosos que se hagan pasar por noticias, publicaremos una Verificación de la Realidad que lo señale.”

En Francia, Facebook trabaja con la agencia de prensa AFP, los periódicos Le Monde y L’Express, y el canal de televisión BFM para tratar con las “noticias falsas”.

En Holanda, Facebook colabora con NU.nl para “informar” a los usuarios cuando estén compartiendo “noticias falsas”.

Entonces, los medios masivos intentarán influir en la gente cuando quieran compartir “noticias falsas”, lo cual es comparable con un carnicero que inspeccione y evalúe la calidad de su propia carne así como la de su competidor.

El Ministerio de la “Verdad” orwelliano ha nacido.

¿Qué cuenta como “noticias falsas”?

Con el pretexto de promover la democracia y proteger los derechos humanos, EE.UU. interviene en otros países para tomar control sobre las políticas locales, incluidas económicas y militares.

A través de “instituciones de caridad” (USAID, el Proyecto de Sociedad Civil, NED, etc.), el gobierno de EE.UU. financia organizaciones para moldear los asuntos de política interna de terceros. Los partidos de oposición reciben miles de millones de dólares para fomentar el cambio de régimen o asegurarse de que el régimen correcta se mantenga en su lugar. Muchas de las supuestas revoluciones han sido en realidad golpes de Estado.

Si un llamado “golpe suave” falla, entonces le sigue la insurgencia armada. Occidente financia, arma y entrena a grupos de oposición para tomar el poder por la fuerza.

La última opción es la intervención militar directa para terminar el trabajo.

EE.UU. ha derrocado a más de 30 gobiernos en el último siglo. En cada ocasión, los medios dominantes mostraron estos actos ilegales e inmorales como “intervencionismo humanitario”, y no lo que fueron: pleno imperialismo.

Cualquier información que brinde una luz crítica sobre cómo alcanza sus objetivos EE.UU. entrará en la categoría de “noticias falsas”.

El porqué de la guerra contra las “noticias falsas”

Los verdaderos distribuidores de noticias falsas son, y siempre han sido, los medios dominantes, que históricamente se han encargado de proteger el status quo del establishment en nombre de la “estabilidad”.

Sólo el 32 por ciento de los estadounidenses confía hoy en los medios, de acuerdo a una entrevista de Gallup. Esto es 8 puntos porcentuales por debajo del año pasado, lo que lo hace el porcentaje más bajo hasta ahora.

Gallup comenzó a hacer esta pregunta en 1972, y la ha hecho cada año desde 1997. La confianza de los estadounidenses llegó a su punto más alto en 1976 con un 72 por ciento. Después de ese periodo, la confianza de los estadounidenses en los medios ha caído de forma lenta y constante. Desde 2007 este nivel ha permanecido por debajo del 50 por ciento.

Los estadounidenses consideran a la CNN como la cadena de noticias menos confiable, con sólo un 33 por ciento que dicen confiar en su reportaje político. Esto es confirmado por una reciente encuesta de opinión de Rasmussen.

Sin embargo, el director ejecutivo de CNN, Jeff Zucker, declaró recientemente en una entrevista que la credibilidad, puntos de vista y reportajes de su canal de televisión eran más fuertes que nunca, y dijo: “Sólo hay una cadena de televisión que se ve en Beijing, Moscú, Seúl, Tokio, Piongyang, Bagdad, Terán y Damasco; y ésa es la CNN.

Puede ser cierto que los hombres de negocios miren la CNN en las habitaciones de los hoteles en los que se hospedan por su trabajo, ¿pero cuál es la relevancia de tal medida en un mundo en el que la mayoría de la gente mira o lee “las noticias” por internet? Adicionalmente, tener una amplia audiencia (cautiva) no implica honestidad ni integridad.

La verdad es que la gente ya no está viendo o leyendo los medios dominantes, o lo están haciendo con un ojo más crítico que antes. De ahí la cuestión de la credibilidad de los medios, y de ahí su intento de tratar con ella atacando a cualquiera que no acate la línea de la versión oficial de los eventos.

Escalada orwelliana

Los políticos tachan los medios independientes de peligro para la sociedad, intentan intimidar a los usuarios de redes sociales para que no compartan “noticias falsas”, criminalizan la producción y distribución de “noticias falsas”, y buscan penalizar a sus creadores como “espías”. Con todo esto hemos alcanzado un umbral en el que la simple expresión con tono crítico puede hacer que las autoridades marquen a un ciudadano como “enemigo del Estado”.

La implementación de esta estructura regulatoria está actualmente en su fase inicial. Es un acontecimiento del cual somos todos testigos; un acontecimiento que, si lo dejamos pasar, nos llevará a una era totalitaria de inconmensurable oscuridad.

Sin embargo, hay un rayo de sol. A medida que aquellos en el poder en Occidente intenten incrementar su control sobre las mentes de las masas, sus esfuerzos se encontrarán con la resistencia y el rechazo a este plan orwelliano. En respuesta, estos poderes incrementarán sus escandalosos intentos por controlar el debate y definir la narrativa en modos que estarán cada vez más fuera de contacto con la realidad que experimenta la gente ordinaria. El resultado será que más y más gente ordinaria despertará a la extraordinaria verdad de que sus líderes son unos mentirosos.

http://buscandolaverdad.es/2017/05/22/la-guerra-contra-las-noticias-falsas-el-surgimiento-del-ministerio-de-la-verdad-orwelliano/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s